Acuicultura

Los grandes parques zoológicos y acuarios municipales y privados realizan la desinfección del agua con ozono y ultravioletas para proteger a las diferentes especies de infecciones por virus y otras enfermedades trasmitidas por el agua.

El uso de sistemas avanzados para el tratamiento del agua permite proteger a los animales de irritaciones en zonas sensibles, afecciones normalmente asociadas al uso de productos químicos desinfectantes.

Oxicom ha diseñado y suministrado sistemas para tratar caudales de agua desde pequeñas instalaciones hasta grandes delfinarios.

Nuestros sistemas están dirigidos a diseñadores de acuarios, ingenierías, operadores, para ofrecerles un conjunto de equipos que le permitan satisfacer sus necesidades en el tratamiento de aguas.

Nuestro departamento comercial estará gustoso de mostrarte como nuestros sistemas de filtración y de desinfección, mediante tecnologías de ozono y UV, pueden mejorar el agua de tus instalaciones.

CONTENIDO

Ozono

La desinfección se emplea en acuicultura para eliminar bacterias y virus y otros seres vivos que pudieran interferir en los cultivos (hongos, fito y zooplancton, etc.). Este proceso debe utilizarse tras la filtración mecánica y biológica, ya que las partículas en suspensión y compuestos orgánicos generalmente disminuyen la eficacia de estos. El ozono es una forma alotrópica del oxígeno, en la que tres átomos de este elemento se combinan para generar la molécula de ozono. A su vez es el agente desinfectante y oxidante químico más potente que existe para el tratamiento del agua.

El ozono está considerado como uno de los oxidantes más enérgicos de la naturaleza, puesto que su potencial electroquímico es de 2.07 V frente a 1.36 V del cloro gas. Concretamente, oxida muy rápidamente estructuras orgánicas, lo que hace que desde hace algún tiempo sea el desinfectante más usado para las aguas potables de los países más desarrollados.

Este ha sido reconocido como “agente purificador” desde 1782. El ozono es una molécula triatómica de oxígeno, que se obtiene al hacer pasar aire u oxígeno entre dos electrodos sometidos a una descarga eléctrica silenciosa de alta tensión. Una vez disuelto en el agua reacciona con la materia orgánica oxidándola rápidamente.

La efectividad del ozono está en función del tiempo de contacto, de la dosis, temperatura, pH y materia orgánica. El ozono tiene afinidad tanto por la materia orgánica como la inorgánica (hierro manganeso).
Concentraciones de 0.1 –0.5 ppm durante 5 – 15 segundos elimina las bacterias, la mayor parte de las esporas, plancton, larvas de insectos, crustáceos y larvas de peces.

Normalmente el uso del ozono está vinculado a su aplicación en los protein skimmer, en los sistemas de recirculación de agua salada. Por otra parte su aplicación en los vertidos de agua de las piscifactorías está cada vez más en boga por su gran potencial de desinfección, cortos tiempos de contacto y grandísima efectividad.

En los sistemas de agua dulce, su uso nos permite aumentar la claridad del agua, mejorar el aspecto de sus acuarios y mejorar la visión subacuática de las atracciones. Es especialmente recomendado en aquellos sistemas con alta carga orgánica.

Contamos con una gran variedad de equipamientos robustos con una producción de ozono desde 2gr/h hasta más de 25 kg/h.; refrigerados por Agua y por Aire.

RESULTADOS

  • Eliminación de nitritos
  • Eliminación de olores y sabores
  • Eliminación de color
  • Ausencia de THM´s
  • Desinfección de patógenos
  • Eliminación de compuestos orgánicos disueltos
  • Eliminación de materia coloidal
  • Aumento del oxígeno disuelto

Ultravioletas

La desinfección se emplea para eliminar bacterias y virus y otros seres vivos dañinos que pudieran interferir en el equilibrio vital del acuario (hongos, fito y zooplancton, etc.). Este proceso debe utilizarse tras la filtración, ya que las partículas en suspensión y compuestos orgánicos generalmente disminuyen la eficacia de estos.

La desinfección ultravioleta es el sistema más utilizado en acuicultura principalmente para desinfectar aguas limpias. Estos son solo aplicables en aguas poco cargadas de materia en sólidos en suspensión y con bajo contenido de hierro.

La luz ultravioleta es la región del espectro electromagnético de radiación que se encuentra entre los rayos X y la luz visible con longitudes de onda que van desde 180 hasta 400 nanómetros (nm).

La luz ultravioleta, conocida generalmente como UV, es emitida en cuatro diferentes bandas UV-V, UVA, UV-B y UV-C. Así pues, la radiación con mayor efecto germicida se encuentra entre las bandas UV-C Y UV-B, correspondiendo a 260 nm.

De modo que la longitud de onda a 254 nm generada por emisores monocromáticos (presión baja) proporcionan la máxima efectividad germicida, inactivando los cinco principales grupos de microorganismos— virus, bacterias, hongos, algas, y protozoos.

Es decir, la energía producida por la radiación UV-C daña los ácidos nucleicos formando moléculas dobles (dímeros de timina) que bloquean la duplicación del ADN, impidiendo que se desarrolle la célula.

Filtración

La utilización de los filtros en la acuicultura tiene como objetivo la eliminación de sustancias y organismos indeseables en el agua de cultivo.

Filtros de arena

Estos consisten en una capa de arena o cualquier otro material particulado a través del cual se fuerza el paso del agua, quedando así atrapadas partículas muy grandes en los espacios entre grano y grano de arena. Los tamaños de partícula de arena varían de 2 a 0,02mm. Sin embargo, si se reemplaza la arena por roca, carbón, grava o cualquier otro material se extiende el tamaño de partículas hasta grandes dimensiones, se puede utilizar tierra de diatomeas, arcilla o materiales similares para reducir el tamaño de las partículas hasta micras.

Rotofiltros

Es una criba giratoria construida de tal forma que opera solo parcialmente sumergida en el agua que pasa a través de ella. La rotación continua ocasiona que una sección de ella filtre el agua y la otra sección, por encima de la superficie, realiza el retrolavado. De esta forma el lavado es continuo y automático, permitiendo que opere continuamente con baja perdida de carga.

Skimmers

Los separadores de proteínas se emplean para eliminar proteínas y lípidos mediante la producción de espumas. Básicamente su funcionamiento consiste en la inyección de aire a través de inyector y sube por una columna mezclándose con el agua. El Oxigeno del aire oxida y coagula le materia orgánica disuelta. El material solidificado va formando una capa de espuma en la superficie que se elimina periódicamente

El principio fundamental de funcionamiento de un espumador de proteínas es la flotación provocada de la materia orgánica disuelta y las partículas en suspensión y su recogida en una cámara colectora para su retirada. Para provocar esta flotación artificial se inyectan burbujas de aire en el agua mediante un tipo Venturi.

Para que este proceso se pueda llevar a cabo es necesario que las sustancias orgánicas o las partículas tengan una mayor afinidad para unirse a las burbujas de aire que al agua, de manera que la corriente de aire sea capaz de arrastrarlas hasta la parte superior del espumador. Las sustancias que tengan mayor afinidad al aire que al agua se eliminarán. Esta afinidad viene dada por la tensión superficial del agua que es la tensión que presenta una superficie líquida en contacto con la atmósfera o su vapor, es decir una fase gaseosa.